Algunos errores a evitar en el uso de redes sociales

Cuando nos enfrentamos al uso de redes sociales para promocionar nuestro negocio se nos pueden plantear muchas dudas sobre cómo ha de ser el uso de estas herramientas. En otra entrada hablé de la imprescindible estrategia con la que siempre hemos de abordar el uso de las redes sociales. En esta ocasión, me parece interesante citar algunos errores concretos que se comenten y que podemos evitar (o al menos tener en cuenta).

errores

– Para empezar, no tener un blog o una página web. Nuestra presencia en Internet ha de pasar primero por una web donde ofrecemos nuestros productos, servicios y donde también podemos venderlos (e-commerce). Y después lo recomendable es tener un blog donde volcamos el contenido extra, ese valor añadido que podemos ofrecer como especialistas de nuestro sector y que a nuestros potenciales clientes puede interesarle. Y, por último, las redes sociales nos servirán para difundir ese contenido extra y para crear comunidad. Todos estos aspectos forman parte de la estrategia necesaria en redes sociales.

Publicar un único tipo de contenido. A los internautas nos interesan diferentes formatos (texto, vídeo, enlaces, imágenes…) y, además, no a todos nos llegan igual los mismos formatos (hay quien prefiere vídeos, hay quien prefiere textos). En la variedad, pues, está el gusto. Publicando diferentes tipos de contenidos conseguimos más dinamismo para nuestro perfil y satisfacer a diferentes públicos.

Estar por estar. Tener un perfil en determinadas redes sociales pero no actualizarlo o no darle un uso adecuado, sirve de poco. Es más, si no vamos a poder dedicarle tiempo y vamos a dejarlo vacio o desactualizado, es mejor para la imagen de nuestro negocio no estar. Recordad: primero una estrategia y luego ya crearemos perfiles.

Mezclar lo personal con el negocio. Esto es común en empresas locales donde hay una fuerte personalización del propietario con el negocio. Si bien es conveniente mostrar que detrás del negocio hay personas, no creo que lo sea mezclar nuestros gustos personales con el negocio. Por poner un ejemplo, si tenemos un hotel, no debemos comentar si nos gusta tal o cual jugador de fútbol, si venimos de jugar un partido de tenis o, por supuesto, verter opiniones políticas. Para eso ya tenemos nuestro perfil personal.

Ignorar o borrar mensajes con críticas. Nuestros usuarios pueden criticarnos y la gran ventaja de las redes sociales es que nos permiten entrar en la conversación. Aprovechemos esas críticas (siempre que sean constructivas y, por supuesto, no ofensivas) para dar nuestro punto de vista, comentar y explicar.

Esperar resultados inmediatos. Nuestra presencia en internet requiere de constancia y trabajo diario. Ni la redes sociales son jauja ni todos los vídeos son virales.

Intentar vender. Los usuarios no entramos a las redes sociales para comprar, ni buscamos anuncios. Buscamos comunicar, participar, compartir… y por eso nuestra estrategia ha de pasar por generar valor añadido. Por supuesto que como negocios queremos vender, pero en las redes sociales hemos de hacerlo de manera indirecta, dándonos a conocer y llevamos usuarios a nuestra web (que es donde vendemos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s