Como combatir (que no derrotar) el miedo a hablar en público

Muchísima gente teme hablar en público. Y no es para menos. Vamos a estar un tiempo (que no parece pasar lo suficientemente deprisa) ante un auditorio (mayor o menor) que nos mira y escucha. Vamos a ser el centro de atención. Además, ese auditorio espera que digamos algo interesante. Y nosotros, ante esa tesitura, tenemos miedo a equivocarnos y hacer el ridículo.

Miedo a hablar en público

Así que es normal que tengamos miedo. Esa es la primera idea a tener en cuenta para combatir ese temor: el miedo es una respuesta natural de nuestro cuerpo para afrontar situaciones peligrosas. Como hablar en público no es peligroso, escuché hace poco un consejo antes de salir al estrado: beber un vaso de agua. Porque así le damos a nuestro cuerpo la señal de que no estamos ante un peligro (¿quien pararía a beber si realmente estuviera en peligro?) y se relaja. También pueden ser útiles, en este sentido, respiraciones profundas que nos ayuden a calmarnos.

Por otra parte, el temor que nos invade, esos nervios previos a empezar nuestra intervención, me parecen hasta buenos. Siempre y cuando el temor no nos paralice, claro. Un estado de ligeros nervios, controlables, equivale a un estado de activación necesario para afrontar la tarea de hablar en público.

Pero antes de llegar al momento de saltar a la palestra, podemos tener en cuenta algunas ideas que nos pueden ayudar a prepararnos para ese reto:

Prepara muy bien tu charla. Aunque seas un experto, aunque conozcas muy bien el tema. Trabaja en las ideas que quieres transmitir, haz un esquema de tu intervención. Si te sirve, escribe tu discurso.

– Ten en cuenta que no tienes que dar mucha información, céntrate en tres o cuatro ideas principales. Sé breve y conciso. Si tienes que presentar muchos y complejos datos te generará más nerviosismo.

Conoce a tu audiencia y adapta tu charla a lo que les puede interesar. Así podrás estar mejor preparado ante posibles preguntas.

No memorices tu discurso porque te hará sentir más nervioso. Lo importante es dominar las ideas que quieres transmitir y podrás explicarlas fácilmente y con seguridad.

Prepara una presentación (en power point, por ejemplo). Si no dispones de los medios técnicos, lleva notas de tu discurso. Te ayudará a seguir tu argumentación y tendrás un referente al que agarrarte. Te dará seguridad.

Practica tu discurso en voz alta varias veces (cuatro o cinco), visualízate delante de tu público. Ponte ante un espejo, practica ante personas de confianza. Pero no te obsesiones, porque repetir exageradamente tu discurso solo te generará más ansiedad.

No te impongas a ti mismo ser perfecto. Cometer un error no es un problema, a todos nos ha pasado. Y la mayoría de veces, el público no lo va a notar.

– Sé tú mismo. Habla con naturalidad.

– Y, finalmente, ten mentalidad positiva: ¡Yo puedo hacerlo! La confianza en uno mismo es fundamental para este y para cualquier reto.

No hay reglas o tratamientos mágicos que nos quiten el miedo a hablar en público. El mejor tratamiento es la práctica, el enfrentarnos a nuestros temores y salir victoriosos, en este caso, consiguiendo llevar a cabo nuestro discurso.

Anuncios

Una respuesta a “Como combatir (que no derrotar) el miedo a hablar en público

  1. Pingback: Cómo hablar en público: algunos aspectos a tener en cuenta | Comunicación y otras hierbas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s