Archivo de la etiqueta: comunicación no verbal

Emocionar para comunicar

Naturalidad y comunicación no verbal son los dos factores, bajo mi punto de vista, fundamentales para conseguir emocionar.

emotion
Una conferencia exitosa, entre otros factores, implica el llegar a emocionar a la audiencia. Una de las definiciones de emoción según el diccionario de la Real Académica de la Lengua es “interés expectante con que se participa en algo que está ocurriendo”. Esa es la emoción que busca un discurso en público, conseguir generar un interés y una atención hacia nuestra charla. Y digo que será una conferencia exitosa porque de esta manera la información que queremos transmitir llegará a nuestro público.

¿Cómo se consigue emocionar? El quid de la cuestión es tener un mensaje a transmitir que nos creemos, que es importante para nosotros. Porque si creemos lo que decimos, será más fácil que nos impliquemos en él y que consigamos transmitir emoción con nuestras palabras pero también, y casi más importante, con nuestra comunicación no verbal (gestos, miradas, expresiones, posición del cuerpo…). Por otro lado, si para nosotros el mensaje es cierto será más fácil que lo digamos con naturalidad. Es este otro factor clave para emocionar porque la naturalidad proporciona credibilidad a nuestro discurso.

Naturalidad y comunicación no verbal son los dos factores, bajo mi punto de vista, fundamentales para conseguir emocionar.

¿Qué le pasó a la alcaldesa de Madrid en el reciente discurso para defender la candidatura de esta ciudad para los Juegos Olímpicos de 2020? Seguramente le dijeron que tenía que emocionar y seducir al comité olímpico. Se aprendió el discurso de memoria y lo interpretó pero de forma tan sobreactuada, recalcando palabras, gestos y sonrisas de manera forzada, que perdió toda naturalidad y casi con total seguridad no logró emocionar. Bueno, bien mirado sí consiguió emocionar provocando risas y mofa, pero creo que ese fue un objetivo no deseado.

Respecto a la comunicación no verbal, es un factor importantísimo que no hay nunca que subestimar porque hay que tener en cuenta que se cree más lo que se ve que lo que se dice. Por lo tanto, ante una posible incongruencia entre el lenguaje verbal y los gestos, el receptor tiende a creer a estos últimos.

Propongo un ejemplo. Quién no ha visto un mimo que solo con sus gestos y expresiones consigue muchas veces emocionarnos muchísimo. He ahí la fuerza de la comunicación no verbal. Porque las palabras por si solas no transmiten emoción.

Anuncios

Cómo hablar en público: algunos aspectos a tener en cuenta

Hablar en públicoEn una entrada anterior he comentado algunas ideas previas, antes de impartir nuestra charla, para prepararnos y combatir el miedo a hablar en público. Vamos a situarnos, ahora, en el momento del discurso y vamos a ver algunos aspectos que nos pueden ayudar durante su desarrollo.

– Ante todo, habla con naturalidad. Sé tú mismo en el escenario.

– El saludo inicial es muy importante. Servirá para captar la atención y predisponer a la escucha. Se recomienda siempre empezar con algo diferente, llamativo, divertido, impactante. Pero, ojo, si no tenemos gracia, no expliquemos un chiste. Quiero decir que el discurso ha de ser  natural, hemos de sentirnos cómodos con lo que decimos y cómo lo decimos. Si nuestro inicio “impactante” va a suponernos un mayor nerviosismo y una realización inadecuada del mismo, mejor no hacerlo. Seguramente con la práctica cogeremos confianza y soltura y podremos ir desarrollando más nuestros inicios. Sea como sea, no olvides presentarte al auditorio y hacer una breve introducción sobre qué vas a hablar.

– La voz es tu herramienta para comunicar. Procura que el volumen sea el adecuado para que puedan oírte bien. Haz cambios en el tono y en el volumen, haz énfasis, cambia la velocidad (pero no hables demasiado deprisa), vocaliza., haz pausas… Con todo ello conseguirás transmitir dinamismo a tu charla.

– Utiliza un lenguaje directo, sencillo y claro. No uses palabras complicadas, siglas o formules frases demasiado largas.

Muestra interés por cómo está tu auditorio. Pregúntales si oyen bien, si ven bien… porque ayuda a ganarte la simpatía del público.

Implica a tus oyentes. Comparte algún nosotros, propón ejemplos que les resulten cercanos, haz preguntas. Para ello, será necesario que conozcas a tu auditorio y adaptes tu discurso.

Mira al público. Desplaza la vista entre diferentes personas abarcando todo el auditorio. Si estás nervioso y mirar a las personas aún te afecta más, mira al fondo, hacia las últimas filas. Pero no te refugies en tus papeles o en la pantalla del ordenador.

Hablar en público– Mantén una postura formal y relajada. Si tienes un atril te servirá para agarrarte a él y te dará seguridad (pero sin tensión, no te agarres como si fuera un salvavidas). Si no, coge, por ejemplo, un bolígrafo ya que te ayudará a tener las manos ocupadas.

– Si tienes opción de hacer tu presentación sentado detrás de una mesa o de pie, levántate. De esta manera te acercas al público.

Gesticula. Tus manos ayudan a tu discurso. Pero no exageres tus movimientos. Y sonríe porque la sonrisa transmite confianza y tranquilidad y te conecta positivamente con el público.

Controla siempre el tiempo para ajustar la duración de tu discurso.

Píldoras de comunicación no verbal

En la comunicación, nuestra manera de vestir, de movernos, nuestro peinado, nuestros gestos… tienen mucha importancia. Estos aspectos se conocen como comunicación no verbal y transmiten un mensaje sobre nosotros y nuestra actitud.

Al hablar de comunicación no verbal es casi obligado hacer referencia a la regla 7-38-57 de Albert Mehrabian, según la cual en la transmisión de emociones, el mensaje se difunde un 7% por lo que decimos (comunicación verbal), un 38% por cómo lo decimos (comunicación paraverbal) y un 57% por nuestros gestos, posturas, vestido… (comunicación no verbal). Mehrabian recalca que esta regla es válida cuando transmitimos emociones y no se debe extrapolar a otros tipos de discursos (cosa que muchas veces se ha hecho). Sea exacta o no la regla, no podemos obviar que la comunicación no verbal aporta mucha información.

Para ahondar en estos aspectos, el programa “Para todos La 2” de TVE tiene una interesante sección semanal dedicada a lo que decimos sin abrir la boca, en la que Teresa Baró nos ayuda a ser conscientes del mensaje que se transmite no verbalmente y nos ofrece ideas y consejos para controlarlo. En pequeñas dosis (vídeos de unos 6-7 minutos) nos habla de la sonrisa, el vestido, la actitud corporal, gestos de tensión, emblemas, lenguaje corporal y mentiras, la importancia del saludo, jugar con el pelo, presentaciones y despedidas…

Enlazo a una de estas píldoras, sobre los gestos:

Para todos la 2 - Comunicación no verbal