Archivo de la etiqueta: lenguaje corporal

Emocionar para comunicar

Naturalidad y comunicación no verbal son los dos factores, bajo mi punto de vista, fundamentales para conseguir emocionar.

emotion
Una conferencia exitosa, entre otros factores, implica el llegar a emocionar a la audiencia. Una de las definiciones de emoción según el diccionario de la Real Académica de la Lengua es “interés expectante con que se participa en algo que está ocurriendo”. Esa es la emoción que busca un discurso en público, conseguir generar un interés y una atención hacia nuestra charla. Y digo que será una conferencia exitosa porque de esta manera la información que queremos transmitir llegará a nuestro público.

¿Cómo se consigue emocionar? El quid de la cuestión es tener un mensaje a transmitir que nos creemos, que es importante para nosotros. Porque si creemos lo que decimos, será más fácil que nos impliquemos en él y que consigamos transmitir emoción con nuestras palabras pero también, y casi más importante, con nuestra comunicación no verbal (gestos, miradas, expresiones, posición del cuerpo…). Por otro lado, si para nosotros el mensaje es cierto será más fácil que lo digamos con naturalidad. Es este otro factor clave para emocionar porque la naturalidad proporciona credibilidad a nuestro discurso.

Naturalidad y comunicación no verbal son los dos factores, bajo mi punto de vista, fundamentales para conseguir emocionar.

¿Qué le pasó a la alcaldesa de Madrid en el reciente discurso para defender la candidatura de esta ciudad para los Juegos Olímpicos de 2020? Seguramente le dijeron que tenía que emocionar y seducir al comité olímpico. Se aprendió el discurso de memoria y lo interpretó pero de forma tan sobreactuada, recalcando palabras, gestos y sonrisas de manera forzada, que perdió toda naturalidad y casi con total seguridad no logró emocionar. Bueno, bien mirado sí consiguió emocionar provocando risas y mofa, pero creo que ese fue un objetivo no deseado.

Respecto a la comunicación no verbal, es un factor importantísimo que no hay nunca que subestimar porque hay que tener en cuenta que se cree más lo que se ve que lo que se dice. Por lo tanto, ante una posible incongruencia entre el lenguaje verbal y los gestos, el receptor tiende a creer a estos últimos.

Propongo un ejemplo. Quién no ha visto un mimo que solo con sus gestos y expresiones consigue muchas veces emocionarnos muchísimo. He ahí la fuerza de la comunicación no verbal. Porque las palabras por si solas no transmiten emoción.

Anuncios

The Artist o el triunfo de la comunicación no verbal

Al salir de ver la película The Artist pensé “cuánto se puede decir sin hablar”. La reciente triunfadora en los pasados premios Oscar nos propone más de hora y media de cine mudo donde la comunicación no verbal se muestra en todo su esplendor. Porque con las expresiones y el lenguaje corporal de los actores y con las palabras justas, entendemos, nos alegramos y entristecemos, nos implicamos con la historia.

 

La comunicación no verbal implica gestos, posturas, expresión facial y también la ropa que llevamos, el peinado, los complementos… Todo da información. De hecho, Albert Mehrabian, famoso por sus estudios sobre comunicación, estableció la regla 7-38-55. Esto es, en la transmisión de emociones y sentimientos, el mensaje se difunde según los siguientes porcentajes: 7% comunicación verbal + 38% comunicación paraverbal (entonación, ritmo, tono de voz…) + 55% comunicación no verbal.

Pero no hay que malinterpretar esta regla, el propio Mehrabian lo aclara porque se han extendido estos porcentajes a cualquier presentación, cuando su estudio se refiere a la transmisión de emociones y sentimientos. Así, en presentaciones profesionales, donde no transmitimos sentimientos, la comunicación verbal contribuye mucho más en la transmisión del mensaje. De hecho, seguramente, será la parte más importante.

Pero volviendo al cine, en The Artist se mueven emociones, por eso transmite tanto.