Archivo de la categoría: y otras hierbas

¿Está Google haciéndonos perder la memoria?

Hace unos años ejercitábamos más la memoria. Por ejemplo, nos aprendíamos números de teléfono o hacíamos sencillas cuentas cuando íbamos a la compra. Hoy para todo eso, tenemos a mano un teléfono o cualquier otro dispositivo que nos facilita la tarea. Este es sólo un sencillo pero válido ejemplo de una de las consecuencias que, tanto a nivel psicológico como social, está causando el uso de Internet y las redes sociales.

google-memoria_thumb

Es innegable la altísima presencia de Internet en la sociedad. Estamos permanentemente conectados y, además, cada vez los dispositivos nos facilitan más esta conexión. Es obvio que esto produce cambios en la forma en que nos comunicamos, relacionamos y también en las habilidades cognitivas que desarrollamos (lectura, atención, memoria, capacidad de búsqueda de información…)

¿Cuáles son estas consecuencias? A continuación propongo algunas

– Sufrimos de sobreinformación, lo que no significa que realmente estemos más informados. Nicholas Carr es autor del libro “¿Está Google haciéndonos estúpidos?” en el que dice que la “cacofonía de estímulos” proveniente de la Red ha hecho aumentar “la lectura insustancial, el pensamiento rápido y distraído y el aprendizaje superficial”

– Estamos hipersociabilizados. El ser humano es un ser social: nos gusta sentirnos conectados y las redes son una herramienta fácil para conseguirlo. ¿Puede esto provocar que no soportemos los inevitables momentos de soledad? Las personas necesitamos también momentos con nosotros mismos para construir nuestro yo individual.

– Cambios en el concepto de amistad ya que se establecen relaciones diferentes, algunas más fuertes o otras más débiles. Y cuantitativamente nos relacionamos con muchísima más gente.

– Las redes sociales favorecen la comunicación y es muy útil para personas tímidas e introvertidas. Amplia la vida social y puede ayudar a superar esa timidez ya que puede costar menos decir las cosas a través de las redes que cara a cara.

– En internet se fomenta la multitarea pero también la dispersión y la falta de concentración. Las continuas interrupciones para el envío de mensajes o comunicaciones a los amigos, para ver qué se está diciendo en las redes, para consultar el correo electrónico. Perdemos eficacia y productividad. Habrá que saber controlar y gestionar mejor el tiempo.

– Ejercitamos menos nuestra memoria. Internet y motores de búsqueda son como una memoria externa. Ya no necesitamos almacenar según que datos porque a un solo click ya sabemos donde encontrarlos.

– En consecuencia con el punto anterior, desarrollamos habilidades de búsqueda de información, de investigación, de conceptualización para afinar en las búsquedas.

No sé si estas consecuencias son positivas o negativas, simplemente están ahí. La implantación y uso de las nuevas tecnologías es imparable y habrá que ver cómo nos van afectando tanto individual como conjuntamente. La sociedad evoluciona y parece que, en nuestro tiempo, Internet es un factor provocador de esta evolución.

Anuncios

Squag: una red social para jóvenes con autismo

Las redes sociales sirven para comunicarnos, compartir y relacionarnos. Como animales sociales que somos, las redes nos han facilitado y ampliado este contacto.

Las personas afectadas de autismo tienen problemas para socializarse y para relacionarse con el entorno. Les cuesta entender señales sociales, en algunos casos no soportan el contacto físico, tienen problemas para establecer contacto visual… Pero, a pesar de los problemas de comunicación, también necesitan una cierta socialización.

Un grupo de familiares de niños con trastorno del espectro autista pensaron en aprovechar las facilidades sociales y comunicativas de Internet en pro de esta necesidad de socialización y comunicación de las personas con autismo. A partir de esta idea nació Squag, una red social para adolescentes y preadolescentes (a partir de 8 años) afectados con este trastorno.

Squag

Lanzada en enero de 2012, Squag se basa en un entorno sencillo y cercano al usuario: una habitación virtual donde cada uno refleja sus gustos, pensamientos e intereses. En la habitación hay un espejo donde colocar su propia foto, pueden poner sus imágenes, música y vídeos favoritos, hay mensajes positivos de padres y compañeros y una revista donde, dentro de este entorno amable, los chicos pueden expresar sus sentimientos y pensamientos.

Se trata de un entorno seguro, sencillo, tranquilo, positivo y con estímulos controlados. De esta manera, Squag tiene en cuenta la necesidad de las personas con trastorno del espectro autista de estar en entornos familiares, simples y claros, que les dan seguridad y confianza.

Los padres tienen acceso a todo el contenido publicado, a las conversaciones entre usuarios (que siempre son dos a dos) y controlan en todo momento la experiencia de su hijo en la red social.

Squag no se plantea como una terapia, si no simplemente como un lugar para ayudar a los chicos a mostrarse, comunicarse y relacionarse en un entorno en la red pensado para ellos.

El Lazarillo de Tormes también tuitea

Unir las nuevas tecnologías con la formación es algo obligado hoy en día. Las ventajas de introducir las TIC en el aula son múltiples y, entre otras, motiva al alumnado que utiliza un entorno de ocio y comunicación para el aprendizaje. En este sentido, una iniciativa que me ha parecido muy interesante es la llevada a cabo por el instituto Concha Méndez Cuesta de Torremolinos. (Málaga) que, en la clase de literatura de tercero de E.S.O, ha adaptado el Lazarillo de Tormes a Twitter.

Lazarillo de Tormes en Twitter

Los alumnos, primero, leyeron la novela completa y la trabajaron en clase. Después, por grupos, adaptaron los diferentes tratados al lenguaje de los 140 caracteres. La profesora creó ocho protagonistas en Twitter y los alumnos asumieron cada uno de los personajes. Así, tomaron vida, Lázaro (@Lazarilloiescmc), el ciego (@ciegoiescmc), el clérigo (@clerigoiescmc), el escudero (@escuderoiescmc), el buldero (@bulderoiescmc), el capellán (@capellaniescmc), el arcipreste (@arciprestesiescmc) y la esposa (@esposalazarillo) . Cada perfil seguía a los demás y así iban leyendo la historia e interviniendo según los capítulos. Además de reflejar la novela, los personajes debían hablar correctamente en Twitter, es decir, respetando las reglas ortográficas y evitando el lenguaje SMS.

Algunos tweets del Lazarillo de Tormes:

Hola, me llaman Lázaro de Tormes. Mi nacimiento tuvo lugar en el río Tormes, de ahí el nombre. – Tweet inicial del Lazarillo

@Lazarilloiescmc yo estaba comiendo uvas de dos en dos y no has dicho nada. ¡Has estado comiendo de tres en tres! – Tweet del ciego.

@arcipresteiescm @esposalazarillo Las gentes suelen decirme cosas sobre mi esposa. Dicen que mi esposa visita al arcipreste todas las noches – Tweet del Lazarillo

@arcipresteiescm @Lazarilloiescmc ¡No se cómo puedes decir eso de mí!– Tweet de la esposa

@arcipresteiescm @esposalazarillo Mi mujer comenzó a soltar tales maldiciones que no mencionaré por respeto al público. – Tweet del Lazarillo

Y así hasta 104 tweets en los que se ha resumido la novela anónima del siglo XVI, recogiendo lo más importante de cada tratado y quedando plasmada la evolución del personaje.

La historia twitteada del Lazarillo de Tormes se ha guardado ordenada gracias al uso de Storify, una plataforma on line que permite construir historias a través de las aportaciones (tweets, actualizaciones de estado, fotos, enlaces, vídeos…) de usuarios de diferentes redes sociales.