Archivo de la etiqueta: escribir en internet

¿Sobre qué escribo una nueva entrada en mi blog?

Si nos planteamos poner en marcha un blog, debemos tener una periodicidad de publicación para mantenerlo actualizado. Pero habrá días en que a lo mejor no se nos ocurre sobre qué escribir. ¿Cómo podemos inspirarnos entonces?

Una nueva entrada para el blog

Para empezar, es recomendable que cuando se nos ocurra una idea y no podamos desarrollarla (seguramente será en muchas ocasiones) apuntemos ese tema en un listado de ideas a tratar en nuestro blog. Podremos recurrir a ese listado cuando vayamos a escribir. Anota todas las ideas que se te ocurran, ya podrás descartarlas más adelante.

Podemos obtener ideas para nuestro blog:

– De otros blogs de tu misma temática. Consultar otros blogs es tarea obligada porque, además de obtener ideas, nos sirve para aprender y estar al día.

– De noticias. Quizás alguna puede servirte de base para una nueva entrada.

– De las redes sociales. Twitter, por ejemplo, es una gran fuente de información de donde puedes obtener muchas ideas.

– De tus entradas antiguas. Algún tema puede necesitar ser actualizado o se puede desarrollar más.

– De las estadísticas de tu blog. Te servirá para ver qué entradas son las más leídas.

– De temas sobre los que quieras conocer más. Escribir una entrada para tu blog te servirá para buscar información y aprender sobre ello.

– De tus seguidores o de tus contactos. Pregúntales sobre qué tema les podría interesar un nuevo post, charla con ellos sobre sus intereses.

– De infografías o vídeos. Puedes publicar y comentar algún recurso audiovisual interesante.

– De tus propias experiencias. Alguna conversación, algo que veas a tu alrededor, algún comentario… puede servirte para un artículo.

Y si el problema es que sí tienes esa idea pero no sabes como empezar a escribir, te recomiendo que escribas igualmente. Escribe tal cual te sale, no te pares a pensar mucho (escribir ‘a vuela pluma’, se llama). De esta manera, superarás el bloqueo inicial y verás que el artículo va fluyendo. Más adelante podrás releer, ordenar y modificar lo escrito.

¿Y vosotros cómo os inspiráis?

Anuncios

Define, actualiza y disfruta (tres consejos iniciales para tu blog)

Somos muchos los que tenemos blog. En 2010 se hablaba de más de 12 millones de blogs activos, aunque conseguir cifras, ya no exactas si no aproximadas, es imposible porque a cada momento se están creando nuevos blogs. Normal. Es muy fácil crearlos y nos ofrecen muchas posibilidades comunicativas. Si tienes algo que contar, puedes hacerlo a través de un blog.

blogger

Si vas a crear un blog piensa, primero, en el objetivo que persigues con esa bitácora. Si no tienes un objetivo claro, lo más seguro es que acabes abandonándolo ya que no le encontrarás sentido. Debes saber para qué te va a servir tu blog, de qué temática y qué contenido vas a publicar. Así, lo primero, define.

El segundo aspecto importante es mantener tu blog actualizado. Plantéate una periodicidad de actualización que te sea cómoda. ¿Una vez a la semana? Muy bien. ¿Pueden ser dos o tres? Mejor aún. Lo importante es que la cumplas. Puede sonar estricto cuando estamos hablando de un espacio que mantenemos por afición, pero si no nos marcamos esta “obligación” pueden pasar semanas sin que encontremos ese momento para escribir. Segundo aspecto, pues, actualiza.

Además de los objetivos que te hayas marcado con tu blog, lo fundamental es que disfrutes manteniéndolo: escribiendo entradas, buscando imágenes, definiendo su aspecto… El éxito de un blog puede radicar en el número de visitas y su repercusión. Pero sé consciente de lo difícil que es conseguirlo y que, en caso de que lo consigas, no será inmediato. Y valora que el éxito también puede encontrarse en la propia satisfacción que produce ir alimentando y ver creciendo tu blog, porque escribir, compartir y aprender con tu bitácora puede ser muy gratificante. Independientemente de estadísticas de visita, disfruta.

Por supuesto hay más consejos básicos a la hora de empezar con tu blog: cuida el fondo y la forma (tan importante es el contenido como una imagen cuidada), escribe contenido propio (seguro que tienes mucho que aportar y tu blog será más rico si lo escribes tú), cuida la expresión, la redacción y las faltas de ortografía (el buen contenido es básico), apóyate en las redes sociales para difundir tus entradas… Se pueden hacer muchas cosas en beneficio de tu bitácora, pero para mi, lo fundamental inicialmente, es definir, actualizar y, sobre todo, disfrutar. Todo ello, bajo el paraguas de la constancia y la dedicación. Porque crear un blog es muy fácil, lo difícil es mantenerlo.

 

Escribir en Internet

La web nos facilita escribir y publicar nuestro propio contenido, la manera más sencilla, creando nuestro blog. Si queremos que nuestros textos sean fáciles y agradables de leer y se adapten al estilo de internet, debemos tener en cuenta algunas consideraciones.escribir en internet

El usuario de Internet no lee, escanea. Aunque inicialmente esa es la idea, podemos matizarla un poco. Un usuario entrará en una página, verá el título, leerá los subtítulos y palabras remarcadas y bajará la vista por la pantalla leyendo palabras e ideas sueltas. Pero si al lector le parece interesante, se detendrá y leerá el artículo completo.

Los textos en Internet no deben ser demasiado largos. Es muy difícil decir un número de palabras ideal, porque dependerá del tema y del artículo. Yo me muevo en unas 500 palabras y hay quien sugiere que se sitúen en menos, entre unas 250 y 500 palabras. Quizás sí podemos afirmar que artículos de más de 1000 palabras ya tienen más longitud de lo recomendable. Si necesitamos mucho espacio, seguramente podemos dividir nuestro texto en diversos artículos relacionados.

Dividir los textos. Aunque esta idea es común a todos los escritos, no está de más recordarla. Los textos deben dividirse en párrafos que dejen respirar las letras. Puede añadirse un subtítulo en mitad del artículo que centre la atención en un tema o idea secundaria y rompa con la “monotonía” del texto.

Escribir para el barrido visual. Usa y marca palabras clave con negrita o en colores diferentes. Los títulos y subtítulos también nos ayudan en el escaneo. Así como los hiperenlances que habitualmente vendrán marcados con un color diferente y con un subrayado.

Añadir hiperenlaces. Internet es una gran red de información, así que completa tu artículo enlazándolo con otro. Siempre he dudado sobre si es mejor insertar los enlaces en el texto, en el momento en que se hace referencia, o añadirlos todos al final. En medio del texto pueden despistar al lector, enviarlo a otras páginas y perderlo de la nuestra. Al final, los enlaces pierden contextualización. Las últimas tendencias (y yo también lo hago así) sitúan los enlaces en medio del texto, en el punto en que se hace referencia.

Los nombres de los hiperenlaces han de llevar información. Evita frases del tipo “para más información pulsar aquí” donde el aquí es el hiperenlace. Describe la información a la que se accede si el usuario hace click en el enlace.

Usar frases cortas, de estructura sencilla y lenguaje claro. De esta manera facilitaremos la lectura.

Evitar las referencias temporales. Nosotros publicamos nuestra entrada en un determinado día y momento pero el lector puede acceder a ella en momentos muy diferentes. No usar palabras como hoy, esta mañana, ayer… Si bien la entrada llevará su fecha (por cierto, me he encontrado algunos sitios donde no aparece la fecha de publicación y me parece un error), el lector no está pendiente de ella y, por lo tanto, referencias como las nombradas pierden su sentido.

Lo más importante va al principio. Siguiendo la estructura periodística de la pirámide invertida, es mejor situar la información más importante al principio del artículo. Así centramos la atención del lector.

Usar imágenes y vídeos. Acompaña el texto de algún recurso multimedia. A ser posible, que aporte información.